Archive for julio, 2012

Las Campanas de Santa Lucía

Aquel tiempo brumoso y triste
yo no quiero recordar…No.
Irma Abrego (Chiqui)

Llorando a sus hijos en la lejanía
tañen las campanas de Santa Lucía
y se oyen los pasos seguros y fuertes
con los que avanza certera la muerte.

Baja el telón la comedia farsante
al niño, el poeta, la mujer, los amantes
porque ha abierto sus fieras fauces de infierno
el hierro forjado con rencor eterno.

Y oscuras las nubes sollozan por los muertos
y en su duelo murmuran rumores inciertos.
Y se visten de luto los grillos del campo,

lo que era su canto se vuelve su llanto
y un niño olvidado con pasos errantes
escucha callado los ecos distantes.

Anuncios

22 julio, 2012 at 3:21 pm Deja un comentario

La Muerte

¡La Muerte! Yo la he visto. No es demacrada y mustia
Ni ase corva guadaña, ni tiene faz de angustia.
Es semejante a Diana, casta y virgen como ella.

Rubén Darío

A veces me siento viejo,
más viejo aún que las rocas
que implacablemente destroza el mar.

A veces me siento débil,
más débil aún que el tallo delgado
de una espiga al viento.

A veces siento miedo,
el miedo espeso de los que saben
que no es la muerte, sino la vida,
la que nos acaba.

Y a veces, sólo a veces,
me siento muerto,
envuelto en mi mortaja,
sin penas y sin nada.

22 julio, 2012 at 3:02 pm Deja un comentario

Huyo

Ojalá que la lluvia deje de ser milagro
que baja por tu cuerpo.

                                    Silvio Rodríguez

Huyo hasta un sitio borrado
de la memoria de los hombres
donde la tierra misma se esconde
cuando se le desmoronan las entrañas,
donde el sol no se pone
y la luna nunca duerme,
donde el suelo no se amolda
al dibujo de tus huellas,
el viento te atraviesa
sin sentirte
y las piedras no pueden
reflejar tu voz.

               

22 julio, 2012 at 2:16 pm Deja un comentario

Honduras

Huntura, Huntulha, Guaymuras,
Higueras, Hibueras, Hondura, Honduras.

¿A cuántas voces respondiste?
¿Cuántos hijos te buscaron con los labios
mientras se escurría entre sus dedos
el oro tibio
de tus mares al amanecer?

¿Cuántas veces se derramaron tus cimas
por sus ojos?
¿Con cuántas angustias cargaron
tus venas?
¿Bajo cuántos soles se doró
tu piel?

¿Cuántas manos fueron esculpiendo
las hendiduras de tu cuerpo?
¿Cuántos pasos recogiste como granos
de maíz
que lucharan por romper tu suelo?

¿Cuántos muertos?
¿Cuántos amores?
¿Cuántos niños?
¿Cuántas flores?

todo
antes que te oprimiera
el peso
de un tan solo europeo.

 

22 julio, 2012 at 2:05 pm Deja un comentario

Diluvio

Hoy llovió,
llovieron las letras de tu nombre.

Golpeaban furiosamente el techo de mi casa,
tanto, que salí sobresaltado creyendo
que era granizo.

Vi que rodaban por los desagües
y formaban charcos en los patios.
Inundaban los zaguanes y las alcantarillas.

Arrastraban todo a su paso,
hacían crecer los ríos
y hasta el nivel mismo del mar.

Me enteré que era un diluvio
y busqué la cima más alta
donde sabía que estaría a salvo,
pero fue inútil
porque el diluvio no venía del cielo
sino de mis ojos.

22 julio, 2012 at 1:53 pm Deja un comentario

Por Vos Soy Pequeño

Llueve en mis ojos
una imagen tuya y
me pregunto quién sos.

Sólo entiendo tu mano
en el hombro:
una coartada para saberte
a mi lado.

Te espero sin creerlo
atado
a tu tobillo,
quieto
a manera de rezago
para no despertarte.

22 julio, 2012 at 1:45 pm Deja un comentario


Entradas recientes