Ernesto

29 diciembre, 2012 at 2:57 pm Deja un comentario

¿Ha muerto en 1967, en Bolivia, porque se equivocó de hora y de lugar, de ritmo y de manera? ¿O ha muerto nunca, en ninguna parte, porque no se equivocó en lo que de veras vale para todas las horas y lugares y ritmos y maneras?
Eduardo Galeano

Nadie podía tocarte
Ernesto vivo
y menos muerto.
No temías a la muerte
tu compañera,
una combatiente más de tu causa.

Te enfrentaste a tu asesino
con mirada serena.
No venía a matarte
sino a declararte inmortal.

Y tus ojos siguen abiertos
como en aquel 9 de octubre,
fulgentes de odio, ira y amor
en los innumerables ojos
de quienes
hoy
empuñamos tus armas.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Tu Camino I Have Returned to the River

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: