Espera

5 agosto, 2013 at 8:33 pm 1 comentario

Lo más terrible se aprende enseguida
y lo hermoso nos cuesta la vida.
Silvio Rodríguez

Decidís escarbar los escombros
de mis años roídos
por los dientes feroces del orgullo
y la rabia.

Venís a liberarme de mí mismo,
de mi sombra vieja y gastada,
de mis zapatos pesados
que han abierto surcos
en caminos estériles,
de las rutas ciegas
y los muros oscuros
donde se estrella mi esperanza.

Sé que venís resuelta y sin ataduras
con tu andar ligero
y tu paso sutil de venado,
con tus mañanas frescas
y tus ojos claros de luna.

Caminás como en el aire,
arriba de los agujeros terrestres
que aparecen de la nada en tu camino
y del bullicio insolente de los perros,
con la sencillez límpida de tu verdad
y la inmutable geometría de tu dignidad.

Venís desgarrando hojas muertas
y remendándole pétalos a las margaritas,
concibiendo nuevos esquemas indescriptibles,
tocando todas las puertas
e irrespetando las ventanas.

Venís del otro lado de las tinieblas,
más allá de la selva espesa,
del aullido de los monos salvajes,
de los afilados colmillos de la oscuridad.

Venís alta y certera
extraña heroína
surtidora de agua,
con tu bondad de árbol milenario
y tus humildes preguntas de antaño.

Venís sin conocerme,
sin saber dónde me encuentro,
con el embeleso de tu canto,
porque sabés que te espero
como náufrago a la deriva,
porque amás al Minotauro
y tus manos expresivas
desean soltar un carretón de hilo.

Me buscás y no te encuentro
porque en este laberinto
desangrado, entorpecido
y desahuciado por los murciélagos,
sólo se pierde uno.

Addendum

Venís como torbellino
a sacudir
mi viejo espíritu enmohecido
de carreta en granero
de anciano en hamaca
de molino en el campo
de animal en descanso.

Intentás arrasar con mi figura
descuidada por los años,
con la forma en que me aferro a la tierra,
con lo poco que tengo,
con mi amor de caracol,
con la redondez sanguínea de mis sueños.

Oscurecés con asombro el día
rompiendo las manchas solares
borrándole la cola a los cometas
callando a todos los grillos de la noche
desafiando cada vuelta que te lleva a mí
y desatando los pequeñísimos milagros de vivir.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Eres Canto El Origen de la Palabra Amor

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: