El Porqué del Frío en una Noche de Verano

23 agosto, 2013 at 12:10 am 1 comentario

¿Te acuerdas de las piedras
en los patios con flores
donde se hundía, ciega,
mi alegría en tu andar?
Roberto Sosa

A mi tía Francisca.

Quiero que salgamos a caminar.
Que virtás tus pasos por calles desahuciadas,
que las hojas caídas acaricien tu sombra,
que tus ojos enciendan cada llama repetida del sendero,
que sea tu piel una delicada barrera entre la noche y el frío,
que te detengás a desatar el dolor de un río que se ha ido.

Camino despacio, abismado,
no queriendo romper la hebra fina
que van tejiendo nuestros pasos,
rescatando cada gota de tu hogar,
acobijado en el calor de tu altar.

Quiero que caminemos así nomás
sin hablar y sin pensar,
dueños del porvenir
que siempre construiste
y que ahora, sólo ahora,
comprendés cuánto quisiste.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

El Origen de la Palabra Amor Me Enteré Que Era Hispano

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: