Hierba

18 octubre, 2013 at 2:18 pm 1 comentario

No hay lugar donde no te encuentre
ni espacio que no hiera mis ojos
porque no estás ahí.

Esta mañana la bruma de tu aliento
se derrama sobre las hojas
acurrucadas
de los encinos,
sobre las ramas desdichadas
de los sauces
y sobre millones de hormigas incansables
que se detienen de repente
incapaces de comprender el origen
de su pesadumbre.

Sin pretenderlo, lo comprendo
y me refugio en el nido de una golondrina
olvidando que son tuyos esos nidos.
Luego me confundo entre las hierbas
interminables,
pero no hay tallo de hierba que desconozcás.

Duramente
reconozco que el planeta
que habito
te pertenece
y me siento a llorar
porque yo no sé
cómo viajar a otros planetas.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Linda Ana Este Arbol

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: